Antonio Moll: “Lo que pensabas que podía ser malo puede ser la mayor bendición de tu vida”

“Si haces las cosas desde el amor, nunca te estás equivocando”, dice Antonio Moll, creador de Being One, en esta entrevista que no tiene desperdicio. Por Curro Cañete.

_DSC9165-3

Antonio Moll. Foto © Víctor Sánchez.

La Milá es muy grande, tan grande como para hacer cosas tan dispares como presentar telerrealidad, un programa de libros o hacerle una entrevista a Antonio Moll que ya han visto millones de personas. La Milá ha contado cuánto le ha ayudado a ella el crecimiento personal y, por ejemplo, leer a Eckhart Tolle. A Antonio también le ha ayudado mucho Eckhart Tolle. De hecho, cuando Antonio lo veía todo negro, cuando vivía sin esperanza y cuando no encontraba sentido alguno a sus días repetidos e idénticos, se cruzó con El poder del ahora, ese libro que suelo dar a las personas a las que acompaño en sus objetivos y que explica cosas como que “por lo general no usas la mente en absoluto, sino que la mente te usa a ti. Esa es la enfermedad. Crees que tú eres tu mente. Es el engaño. El instrumento se ha apoderado de ti. La libertad comienza en el momento en que empiezas a observar al pensador. Se activa un nivel de conciencia superior”.

Antonio Moll es un hombre guapo y de apariencia tímida, solo en apariencia, porque también es un hombre atrevido, evidentemente. Se atreve al menos cuando siente que la vida le pide algo, le pide paso, le pide dar un salto. El salto que ha dado es enorme: ha montado el mayor evento de desarrollo humano y espiritual de la historia de la capital. Sí, en Madrid jamás antes hubo un evento gigantesco como Being one fórum 2017 (del 12 al 14 de mayo): vienen algunas de las voces espirituales más famosas del mundo, los que más han vendido, los que a más corazones han llegado.

maxresdefault

Antonio Moll se ha atrevido como nunca a seguir su llamada y su destino, un camino que comenzó cuando cayó en sus manos ese libro de Tolle y que continuó sin remedio ni final a través de otros libros, más cursos, y más “casualidades” y sincronías, como cuando pasó por la Casa del Libro y sintió el impulso casi irracional de comprar las “Conversaciones con Dios” del best seller Neale Donald Walsch, otro de los presentes en Being One. Ahora mismo, en la oficina en la que preparan el evento, Antonio habla conmigo y se va abriendo poco a poco, como por arte de magia, dejando a un lado esa timidez que, en mi opinión, solo existe en un primer momento.

¿Te sientes cómodo hablando con periodistas?

No estoy muy acostumbrado… si te soy sincero, creo que no demasiado. Pero tampoco incómodo. Lo que pasa es que yo no soy especialmente extrovertido.

Te estás retando a ti mismo.

He salido de mi zona de confort.

¿Crees que está bien salir de nuestra zona de confort incluso diariamente?

Creo que es necesario salir, sí, en la medida en que te lo pide la vida. Yo no
he dicho “¡voy a hacer entrevistas!”, pero cuando la vida te dice “por aquí” pues tienes que decir, vale, tengo que fluir con la vida. No puedo estar todo el tiempo diciendo que no. Ha sido beneficioso para mí y para el evento.

Para hacerme una idea de cómo ha cambiado tu vida… si miraras por un agujerillo y vieras a la persona que eras antes de entrar en el crecimiento personal y la compararas con la que eres ahora…

Vería una diferencia importante, pero ese cambio sigue a día de hoy. El cambio es todo el día. Si tú estás abierto y dispuesto a fluir con la vida el cambio es constante. En todo este camino ha habido un antes y un después, pero el camino sigue.

El camino sigue hasta que nos muramos.

Por supuesto, más allá de Being One. Ahora mi intención es que hagamos la segunda edición en Italia. Mi idea es continuar.

Lo que has logrado es algo muy grande, son nombres muy potentes. ¿Cómo te sientes?

Me siento satisfecho, me siento en paz. A veces me sorprendo. A veces llego a casa y me sigo sorprendiendo de que esté pasando esto. No es que lo tenga todo asimilado… Yo pensaba que era posible, pero otra cosa es que me sorprenda. No solo por los autores, sino por muchísimas cosas que están sucediendo alrededor de Being One.

¿Hay magia alrededor de todo esto?

Si yo no dijera que está sucediendo magia y que todo esto es un milagro, mentiría. Por ejemplo la entrevista de Mercedes, que no fue buscada y que ya han visto más de dos millones de personas… Me sorprende y no me sorprende. Yo sabía que si me abría iban a suceder cosas extraordinarias.

¿Qué ha supuesto para ti el desarrollo personal como ser humano?

Desmontar todo lo que había hasta ahora en mi mente de lo que significa estar aquí, para qué estamos y qué hacemos aquí.

Dio un giro a tu vida en ese sentido.

Sí, claro. Entendí que la vida está para vivirla. La vida te va pidiendo. Y hay dos opciones: fluir con la vida o no fluir. Porque la mente te puede decir que no, que no fluyas. Pero eso es pelearte con el ahora constantemente y la batalla está perdida. Cuando interpretas que algo que te está pidiendo la vida no tiene que ser así es cuando empieza el sufrimiento. Mi visión es aceptar las cosas. Tomar distancia con las cosas. Si un día estoy algo triste, estoy triste, pero no me identifico con la tristeza. Estoy un poco triste, pero ya está, no pasa nada.

De otro modo eres esclavo de tus emociones…

Sí, de tus emociones, tus pensamientos, de lo que dicen los terceros…

Cuando la mente trata de impedir ese flujo, ¿cómo logras recolocarte en esas pequeñas caídas que podemos tener?

Eso es algo que me pasa todos los días. Todos los días tengo pensamientos que no están alineados con lo que está sucediendo: no quiero hacer esto, no me apetece hacer esto… Y eso está bien. Es un error no querer ser humanos. Somos humanos y eso va a seguir sucediendo. Otra cosa es que eso se suavice y tú puedas sentir el miedo y estar en paz; puedas sentir que el rencor está en ti en ese momento y puedas estar en paz. No pelearse, tomar distancia.

Verlo como una nube que está pasando…

Todo va y viene, claro, no pasa nada.

¿Para qué has querido montar este evento?, ¿cuál es la finalidad última?

En un primer momento no había finalidad, porque esto me vino como una idea que al principio me pareció disparatada y que me llegó una madrugada. Yo no tenía relación con nadie que se dedicara al crecimiento personal. Empecé por casualidad. Compré El poder del ahora y a partir de ahí fui leyendo muchos autores. Me pasé muchos meses en mi casa reflexionando y empecé a sentir… no son sentimientos sin más… son sensaciones o cosas muy profundas internas de entendimiento…

De comprensión más profunda de otras realidades…

Sí, y he sentido cosas extraordinarias en ciertos momentos. Y cuando me vino esto de este evento fue…

¿Qué es lo más mágico que te ha sucedido?

Cuando yo hablo de mágico es ser consciente de que para mí no existe la suerte. Soy consciente de cómo suceden las cosas. Me sigo sorprendiendo, pero sí, soy consciente.

¿Alguna sincronía que puedas compartir?

Tengo una anécdota con Conversaciones con Dios. Yo vivo entre Valencia y Madrid y viajo mucho en Ave. Veía en la librería de la estación el libro y decía, bueno, este hombre dice que habla con Dios, lo que nos faltaba. Llevaba ya un lío con tantos autores que había leído… así que no cogía el libro. Un día iba por Madrid y hacía mucho calor y no estaba de buen humor. Iba cerca de la Casa del Libro, entré, lo cogí, lo pagué y me lo llevé. Cuando llegué a casa dije mirando el libro en mi mano: “¿qué ha pasado? Bueno, pues nada, vamos a leerlo”. Y me impactó tanto y me respondió a tantas cosas. Ese libro me lo he leído muchas veces, es el que más me ha servido. Pero después de ese primer día al siguiente yo tenía un taller en Madrid. Pedí una señal para saber que esto era verdad. Yo le iba a preguntar a la persona que impartía el taller que qué le parecía el libro de Conversaciones con Dios, y cuando estaba levantando la mano, y sin venir a cuento, dijo: “Os recomiendo el libro de Conversaciones con Dios”, de Neale Donald Walsch. La mente luego te dice que no, pero luego te viene otra señal, y otra. Y dices: “Antonio, ¿cuántas señales quieres?”.

Me hubiera gustado que trajeras a Louise Hay.

Lo vamos a intentar para el siguiente, en Italia. Veremos.

Algunos de los autores que vienen al evento están más en la aceptación de lo que hay, sin más, y otros en que es posible tener deseos e ir a por ellos. ¿Qué piensas tú de esas dos posiciones?

Me parecen las dos bien y a mí me han funcionado tanto una como la otra. Yo creo que no hay reglas, sino que puedes hacerlo según lo que te apetezca: a veces no te apetece proyectar nada y a veces sí. Creo que lo mejor, eso sí, es que no te obsesiones con nada. Hay gente que lo pasa mal: ven El secreto y se obsesionan con alguna cosa. Si no te funciona algo no te fuerces, para qué, si lo vas a pasar mal.

Parece, según yo lo veo, que lo esencial es cambiar el chip, y luego ya con lo que pueda servirte a ti. Por ejemplo, si te sirve hacer afirmaciones, perfecto.

Exacto. Lo que te funcione. Si algo te hace estar bien, eso es lo importante. Una canción, afirmaciones, hablar con alguien, una película, lo que sea. Los autores no tienen la respuesta. La respuesta la tienes tú dentro. Ellos activan cosas que tú ya tienes dentro. Yo al principio no entendía esto. Te activan las respuestas que tienes. Tienen un don especial para activar eso. Casi todos han pasado una situación de sufrimiento y han conseguido transformarse.

¿Todo el mundo en tu entorno ha entendido tu cambio y este evento?

A mí me da un poco igual la opinión de los demás. Hay gente que puede pensar que estoy loco, pero me da igual, yo lo quería hacer de todas manerasa.

No has necesitado la aprobación de los demás.

No, ha habido algunas críticas, pero me dan igual. Yo lo tengo claro. Y mis amigos están contentos por mí. Y mi pareja también está abierta a estos temas. Estoy muy contento con todo.

De todo lo que has leído y aprendido, ¿qué es lo que más te ha servido o resonado?

Todo, y todos, pues de todos he sacado algo. Pero te diré dos frases de Conversaciones con Dios que han cambiado mi perspectiva totalmente. “La lucha termina cuando comienza la gratitud”. Y la otra: “solo existen dos sentimientos reales: el amor y el miedo”. Si las cosas las haces desde el miedo, las cosas pueden ir mal. Si las haces desde el amor, nunca te estás equivocando”. El universo ya hará todo lo que tenga que hacer. Y aunque parezca que te va a traer la ruina, confiar.

¿Cómo se logra confiar del todo?

La mente te pone las dudas y las trampas, pero la mente no es una enemiga, sino como un niño pequeño, trata de hacerte prevenir. Y debes saber que lo que pensabas que podía ser malo puede ser la mayor bendición de tu vida.

 

** Más sobre Antonio Moll en su página de Facebook.