De lleno en la escritura de mi nuevo libro

16683829_1723304747999903_5896529987543340434_n

Empecé a escribir cuando tenía, que yo recuerde, unos doce años. Antes de eso creo que ya me gustaba, pero lo único que hacía era salir pitando de casa nada más terminar de comer para ir a la calle y jugar con mis amigas. Descubrí el poder de mi escritura cuando empecé a dejar notitas en clase a algunos amigos, que empezaban a reír a carcajadas. Otras veces veía cómo abrían mucho los ojos cuando leían lo que yo mandaba: como si esas palabras acapararan toda su atención. Y supe que podía obrar milagros cuando conquisté, por una notita de clase, a la chica más guapa del colegio. Me fijaba en los textos de otros y me maravillaba viendo cómo podríamos transmitir tanto con palabras escritas. Una vez un profesor me aprobó un examen que me había suspendido después de mandarle una nota. Siempre recomiendo a mis clientes que no hagan caso de esa creencia de “mejor las cosas a la cara”. A veces es mejor escribir. Porque a veces no estamos preparados para hablar las cosas a la cara y cuando lo hacemos, estallamos, y la tormenta se hace más grande y lo estropea todo. Es más fácil ser asertivo por escrito que de palabra al menos cuando se está aprendiendo. Porque escribiendo es más fácil sentir paz. Y cuando sentimos paz, nos expresamos mejor, somos más amorosos, nos queremos más y queremos más a los demás. Estoy haciendo la maleta porque me voy una semana fuera de Madrid. Estaré aislado escribiendo el que ya es mi nuevo libro, un libro que tiene un propósito muy específico y que avanza solo, como si estuviera impulsado por algo muchísimo más grande que yo, y al que le voy a permitir que sea como él quiere ser, sin condicionamientos ni intromisiones. Quiero que sea un libro muy libre. El mar me inspira, y voy a estar cerca del mar. También me inspiran el cielo y las estrellas, siempre me han inspirado. Mirando las estrellas siempre he sentido, desde niño, el poder de este universo que pocas veces entendemos. No hace falta entenderlo todo: solo hace falta dar el siguiente paso. La aventura de la vida se va a haciendo más clara, más gratificante, a medida que lo permitimos y avanzamos con entusiasmo y confianza. Gracias a todos por estar ahí, por lo que celebrasteis la llegada de ‘Una nueva felicidad’, que fue el primero, y por lo que sé que vais a celebrar este nuevo libro. ¡GRACIAS!