El arte de permitir ser libres a los demás

image

Cuántas veces no somos libres por miedo a lo que pueda decir, pensar o hacer el otro. Un ejemplo: yo lo que quiero en realidad es…. (rellénalo con lo que tú quieras) pero ni lo planteo, no vaya a molestarse el otro (mi pareja, mi amigo, mi familiar, quien sea). Y no, no estoy hablando de hacer algo que va a perjudicar al otro, no tiene que ver con eso. Ayer una amiga me mandó un audio y después de contarme sus cosas me dijo lo más bonito que puede decirme alguien: “Contigo me siento libre”. Nunca había escuchado algo así con esas palabras y me encantó escucharlo. Espero conseguir alguna vez que todas mis relaciones del tipo que sean se sientan libres. Libres de llamarme, de no llamarme, de invitarme a sus celebraciones, de no invitarme, de verme, de no verme, de contarme sus cosas, de no contarme nada, de confesarme sus indecisiones y sus contradicciones. Libres para meter la pata, para ser desordenados y caóticos. Libres para decirme que tienen miedo y para mostrarse tal cual son. Libres para meterme una mentirijilla si es que necesitan hacerlo en un momento dado, si es que me da igual. No me indigno, no me molesto, trato de no exigir nada. Todos tenemos contradicciones, por eso yo celebro las de mis amigos y amigas y las de mi familia y no las cuestiono. Cuestionar los comportamientos de los demás es tan cansado… Es tan cansado tener que explicarse continuamente. Y he descubierto que echar en cara o reprochar no sirve para nada. La clave está en la aceptación. A veces no hay explicación. O la explicación es ilógica. O no la queremos decir: nos da miedo, vergüenza, lo que sea. Y eso es genial porque el ser humano es bello en su imperfección. Por favor: dejemos de criticar al otro porque lo que hace no lo comprendemos. Lo ruego. Podemos darnos cuenta que dejándole en paz nos dejamos en paz a nosotros mismos. No tenemos por qué comprenderlo todo. Podemos aceptar sin entender. No es fácil, pero se puede. De ese modo, seremos más felices: las cosas desde el corazón saben mejor.

*** Sígueme en Facebook (si quieres)

*** Quiero hacer coaching con Curro.