El título

José Bravo y Curro Cañete, en la facultad de Periodismo de la UC3M, en Getafe, Madrid

José Bravo y Curro Cañete, en la facultad de Periodismo de la UC3M, en Getafe, Madrid

Mi amigo José Bravo me llevó ayer en coche a Getafe, precisamente al lugar en el que nos conocimos hace diez u once años, y los dos paseamos por esos jardines, por esa biblioteca, por esas aulas que nos acogieron y que nos hicieron aprender tanto no de periodismo, pues de periodismo no aprendimos mucho, pero sí de la vida.

Aprendimos la importancia de atrevernos a sincerarnos el uno con el otro, por ejemplo.

Recuerdo en aquellos primeros día de clase cuando yo vi a mi amigo con una sonrisa de oreja a oreja, luminosa, grande, la misma sonrisa que encandiló a media clase, porque Jose Bravo, como yo le recordaba hoy mientras comíamos uno de esos menús grasientos que dan en la facultad, era inclusivo, incluía a todo el mundo con su sonrisa y su corazón. Yo lo vi y dije: “Este va a ser mi amigo”. Y así fue.

En esos años de Periodismo los dos sellamos una amistad verdadera e íntima que aún dura, y esto va para largo, porque no permitiré yo que la vida gire sobre nosotros. Si la vida gira y se pone brava y trata de separarnos, me pondré firme y le diré que no, que lo siento mucho y que yo entiendo todo, pero que por ahí no paso.

Gracias Jose, por llevarme en coche a recoger (¡al fin!) el título de Licenciado en Periodismo, que ahora me va a hacer falta para dar el siguiente paso. Y felicidades por tener también el tuyo.

Ahora sólo me falta encontrar el de Derecho, que recuerdo haberlo traído de Córdoba pero que sabe dios dónde estará, después de cinco mudanzas en estos alocados años madrileños.

Buen finde a tod@s!

Curro