LA BACCANALE DE ALESSIA Y BIMBA: UNA FECHA PARA RECORDAR

 

11986580_1027153637317340_7070142514970489226_n

En el cumple de Alessia y Bimba Bosé © Pepino Marino

Esta foto la hizo Pepino Marino, que no sólo es un gran fotógrafo, sino también un hombre generoso, como demuestra el hecho de que todo el mundo le quiere (y de que me la haya enviado). Pero, ¿dónde está Wally? (premio al que nos encuentre)

Era el cumpleaños de Alessia Putin y de Bimba Bosé (las veis en primer plano, brillantes, junto a Mario Vaquerizo) y lo celebraron en una preciosa finca en el norte de Madrid, pero Jose y yo nos perdimos, nos tropezamos con el coche con los ciclistas de la vuelta, el GPS perdió su sentido de la orientación y acabamos en un bareto de pueblo en el quinto pino en el que había dos viejecillos tomando una cerveza, el dueño del bar que no se enteraba de mucho y una televisión con el fútbol a toda pastilla. “¿Saben ustedes cómo podemos llegar a este lugar?”, le preguntábamos nosotros, enseñando el GPS escacharrado (“siga adelante, siga adelante, siga adelante”, decía la vocecilla del aparato). La fabulosa cara de desconcierto de los ancianos, que no escuchaban ni veían nada, nos la guardamos Joserra y yo, como también nos guardamos la aventura que vivimos hasta que llegamos a ese GRAN CUMPLEAÑOS que organizaron Bimba y Alessia, un fiestón de los de época que yo no había conocido y en el que había cientos de personas dispuestas a pasarlo bomba.

 

 

José Bravo y yo

José Bravo y yo

Hubo una explosión de creatividad entre toda la gente que había: artistas, diseñadores, actores, productores, galeristas de arte, directores, decoradores, periodistas… Y arriba del todo, Alessia y Bimba, las dos felices haciendo gala de su filosofía de vida: vive con entusiasmo.

Fue increíble.

La madre de Alessia, por la que siento debilidad desde que una vez me llevó a su casa y me presentó a su gata, ejerció de perfecta anfitriona, y sus hermanas y su hermano también estaban por allí, agradando a los unos y a los otros. Por ellos también siento debilidad: son educados además de perfectamente capaces de mostrar cariño y afecto sinceros, como Alessia, que es muy grande y con la que me unen complicidades desde hace ya muchos años. Tantas aventuras… ¡Y las que nos quedan!
¡¡Gracias Alessia, y gracias Bimba!!

Y ahora empieza una semana nueva, movidita y excitante…

Buen lunes!!!

Curro Cañete