“No estoy loco. Mi realidad es diferente a la tuya”.

A veces pensamos que el otro se comporta extrañamente, pero claro, se comporta raro desde nuestro punto de vista. No estamos en sus zapatos y no le entendemos. A veces incluso pensamos que hace disparates. ¿Y si esos disparates son justo lo que él necesita? Tal vez sea una aspiración más realista y sensata tratar de entendernos a nosotros mismos.

"No estoy loco. Mi realidad es diferente a la tuya".

“No estoy loco. Mi realidad es diferente a la tuya”.