Precio de la sesión privada con Curro (hablemos de dinero)

El dinero tiene que fluir

El dinero tiene que fluir

Escribo este post porque sé que hay personas que no tienen problema en endeudarse con una casa, un coche, pero tienen muchas resistencias a la hora de invertir dinero en SU FELICIDAD, que es lo más importante que hay en la vida.

Además de coach soy escritor. Esto significa que cuando me pongo delante del ordenador a hacer algo surgen de mi interior palabras que necesito escribir. Así que ahora escribo en esta apartado sobre dinero lo que me sale de dentro, por si a alguien le puede servir. Hablar de dinero es bueno. A veces parece como si el dinero fuera un tabú. Observad qué pasa si en una cena o comida empezáis a hablar de dinero: os daréis cuenta que alguna gente se pone tensa o desvía el tema. Poca gente habla abiertamente de lo que gana o ingresa, y poca gente se siente bien a la hora de hablar con tranquilidad de cuestiones económicas. ¡A día de hoy hablar de dinero es más tabú que hablar de sexo! El dinero es bueno, siempre y cuando fluya y no nos aferremos a él. El dinero debe ser utilizado por nosotros, no nosotros ser utilizados por el dinero. Utilizamos el dinero cuando lo gastamos conscientemente en cosas que nos llevan a más felicidad. Mucha gente tiene problema en el recibir dinero, otra gente lo tiene en dar. Yo desde hace años trato de pagar todas mis facturas gustosamente, sin pelearme con quien me proporciona la electricidad o la tarifa del móvil, etcétera, al mismo tiempo que agradeciendo el servicio prestado. Lo mismo si voy a un restaurante, hago un curso de crecimiento personal o gasto en alimentos biológicos algo más caros que en el Día. En este ultimo mes contraté un par de sesiones a una coach muy buena que tenía unas tarifas más altas que las mías, y me pareció genial y lo pagué muy gustosamente. Y en el pasado mis procesos de coaching que hice como cliente los pagué a 100 euros por sesión. Desde que empecé mi formación en 2011 he ido entendiendo la importancia de que las sesiones que hago con mis clientes tengan un justo precio. Al principio muchas veces no cobraba, otras les hacía descuentos a mis amigos que más que descuentos eran tijeretazos y otras, simplemente porque alguien me caía bien, se las dejaba a precio de risa o le decía “no importa, ya me pagarás algún día”. Evidentemente no me pagaban, pero se sentían muy agradecidos. No valoraba el dinero y tanto me daba ganar más que ganar menos porque lo cierto es que al final siempre he tenido dinero para vivir . Ahora algo en mí ha cambiado. He crecido como ser humano y como profesional lo suficiente como para valorar mi trabajo y respetar un trabajo en el que lo doy todo. No es fácil ser emprendedor y decidir dedicarte a lo que amas cuando nadie te ha enseñado a emprender, cuando no lo has vivido y cuando tienes que cambiar patrones de creencias hasta que aceptas que del mismo modo que tú pagas un dinero por el trabajo de los demás, los demás deben pagarlo por el tuyo. Que el dinero fluye y que conviene aprender a sentirnos bien no solo pagando dinero a los demás por los servicios que les contratamos, pues de esa forma los demás están ganándose la vida y tú estás recibiendo un gran valor, sino también por el dinero que recibimos. He invertido e invierto tanto tiempo y tanto dinero en mi formación, tantos cursos, tantos libros, tantas horas de trabajo interior y de mejora personal, para ser y seguir siendo un gran coach que pueda ayudar a los demás realmente a cambiar sus vidas, que creo que merezco de sobra el precio que le he puesto, por ahora, a mis sesiones. Deseo que quien venga a mi consulta pague el dinero gustosamente, siendo consciente de que ese dinero es una inversión en su propia vida, una inversión en sí mismo que le hará vivir como él quiere y, quien sabe, ganar mucho más dinero.

¿Quieres hacer una sesión o un proceso con Curro? Pincha aquí y tendrás toda la información. 

Mis sesiones pueden tener lugar en persona en mi consulta de Madrid o por videoconferencia -por Skype, por ejemplo- desde cualquier lugar del mundo. El precio por sesión es de:

80 euros por sesión. Si haces las diez sesiones porque tu elección es hacer un proceso completo, estaríamos trabajando juntos entre 3 y 6 meses (dependiendo de la periodicidad) y pagarías en total 800 euros (se paga sesión a sesión, por supuesto, no tienes que pagarlo todo de golpe).

100 euros por sesión desde el día 25 de julio de 2018, para así llegar a la cantidad que yo pagué por mis sesiones en los dos procesos de coaching que hice como cliente. En este caso, para los procesos que haya abiertos antes del 25 de julio el precio se mantendrá en 80 euros. Por proceso no se entiende sesiones sueltas, sino un proceso. Es decir, que si un cliente contrata una sesión el 25 de abril para ver un tema en concreto y pasados seis meses, en septiembre, decide contratar otra, eso no es un proceso, sino sesiones sueltas, y la pagaría esa otra a 100 euros. Desde esa fecha, por tanto, si haces las diez sesiones porque tu elección es hacer un proceso completo, estaríamos trabajando juntos entre 3 y 6 meses (dependiendo de la periodicidad) y pagarías en total 1000 euros (se paga sesión a sesión, por supuesto, no tienes que pagarlo todo de golpe).

El trabajo que hacemos juntos incluye también el tiempo que media entre sesión y sesión, donde nos mandamos mails, wasap y estoy disponible para ti.

 

¿Quieres hacer una sesión o un proceso con Curro? Pincha aquí y tendrás toda la información. 

 

Si te parece un justo precio, genial, ya puedes dejar de leer este post, vamos muy bien! Si te parece caro, te pido que sigas leyendo.

¿Por qué ese precio? Por varias razones:

– A veces son necesarias muy pocas sesiones, ¡o incluso una!

– La cantidad de años que he invertido en mi formación para aprender el proceso complejo de la mente humana y lo que nos atasca y nos detiene, la cantidad de cursos, máster, libros… ¡Y lo que sigo invirtiendo! Creo en la formación continúa: para 2018 ya tengo contratados dos cursos bien caros, pues los hago con los mejores, y los que pueden surgir en el camino. Compro más de un libro a la semana. Y contrato sesiones a coaches especializados cada vez que siento que lo necesito. Invierto en mí mismo y eso repercute a favor de mis clientes. Destino buena parte del dinero a seguir formándome e investigando sobre temas de crecimiento personal para seguir aprendiendo para estar siempre en primera línea y ofrecer lo mejor a mis clientes.

– Es el precio justo y necesario porque las sesiones requieren preparación y enfoque y lo cierto es que no es posible para mí tener demasiados clientes ni demasiadas sesiones a la semana porque, aunque adoro mi trabajo, requiere de mucha energía y entrega.

-Doy lo mejor de mí en cada sesión y trato de que sean poderosas, transformadoras y potentes. Y muchas sesiones incluyen, como extra, una meditación y relajación orientada a la consecución de los objetivos que tenga la persona que viene a consulta.

– El valor de lo que ofrezco es muy alto en comparación con otras terapias y procesos mucho más largos y costosos. ¿Qué precio te pones tú a ti y a invertir en ti mismo?

– Psicológicamente hablando comprobé en mí mismo cuando fui cliente cómo es importante pagar un precio que le dé valor a las sesiones para que nos comprometamos completamente con nuestro cambio y nuestro proceso de mejora y el trabajo de coaching. Si alguien quiere de verdad cambiar, paga el dinero.

A veces gastamos lo que vale todo un proceso en menos de una semana de vacaciones, y lo cierto es que es una fantástica inversión en ti mism@ y para toda la vida, ¡de verdad!

 

¿Quieres hacer una sesión o un proceso con Curro? Pincha aquí y tendrás toda la información.