Rut Nieves: “Cuando cambié de vida mi sueño se convirtió en lo más importante”

Tomaba yo algo hace unas semanas con Rut Nieves, esa mujer que aprendió a creer en ella, abandonó su trabajo como arquitecta y se embarcó en una aventura inigualable: hacer realidad su sueño y su propósito. En cuatro años su vida ha cambiado mucho, ha cambiado tanto que algunas de sus amigas de entonces casi no la reconocen. Pero es ahora cuando es libre y cuando se permite ser ella misma. La editorial Planeta, que siempre va a la caza de nuevos éxitos, acaba de publicar por todo lo alto el libro que ella misma se autoeditó: Cree en ti, una edición cuidada y preciosa, el primero de una saga de tres libros con los que Rut ha pasado de ser una desconocida a ser una de las escritoras más leídas en el mundo del crecimiento personal. El ejemplo vivo de que con pasión, dedicación y cambio de creencias se puede conseguir un sueño en tiempo récord: impresionante.

Rut Nieves. Foto de © David Campos

Rut Nieves. Foto de © David Campos

Ahora mismo, cuando venía para mi despacho de la Gran Vía de Madrid, pasé por la Casa del Libro y me alegré al ver lo que vi: Cree en ti, que sigue entre los más vendidos, se muestra triunfal en el escaparate. El éxito de Rut es asombroso, y ya no hay dudas de que, al menos en este caso, el éxito se hace: no es cuestión de suerte que lleguemos a triunfar en lo que amamos, pero sí necesitamos cambiar creencias y apostar por nuestro sueño como hizo ella. Porque ella lo dejó todo y se entregó entera, se entregó tanto, que ahora disfruta de lo que ha llegado a crear. Y lo que va a seguir creando, porque esta mujer dulce y amable, que sonríe tranquila antes de contestar cada pregunta, no para.

¿Crees en la acción masiva para conseguir resultados?

Yo tomo acción cuando creo que tengo que tomar acción. La acción masiva la tomé en su momento, hice el cambio y luego ya voy al ritmo que puedo. Yo antes era muy exigente e iba a todo trapo, hasta que llega un momento en que la salud te dice, “vale, te apasiona lo que haces, pero baja un poco el ritmo que no tienes vida”. Y fui bajando el ritmo y lo de la acción masiva lo fui reemplazando por “yo respeto mi ritmo”. Porque quiero disfrutar de mi vida. La vida no es una carrera de velocidad.

Pero hace cuatro años estabas trabajando como arquitecta. Lo tuyo ha sido un cambio vertiginoso. 

Lo mío ha sido muy rápido, es cierto. Pero es que yo he recibido mucha ayuda. Cuando conectas con lo que te apasiona, con lo que has venido a hacer a este mundo, recibes mucha ayuda humana y divina. Porque lo que tiene que ser, va a ser. Y hay un refrán que dice: “Lo que está para ti, es para ti”. No te agobies, relájate. Yo creo que cada persona tiene un propósito, cada persona tiene una ambición diferente y cuando conectas con tu propósito, con lo que te apasiona, es como si te pusieras al servicio del universo. Y entonces el universo te ayuda, el universo o como cada uno lo quiera llamar. Si el pulmón se pusiera a hacer el trabajo del hígado lo pasaría mal y no estaría a gusto, pero cuando el pulmón se pone a hacer su función y deja de hacer la función que le ha dicho la sociedad (“tú tienes que ser esto”), entonces ahí es cuando cada órgano o cada célula ocupa su sitio, cada persona ocupa su sitio, el que le apasiona, y todo funciona mejor.

¿Cuál es la diferencia entre personas que conectan con su propósito y están enfocadas en lo que aman, pero a los cuatro años no tienen todavía ni mucho menos los resultados que has alcanzado tú?

Creo que la razón es que yo soy una mujer muy comprometida. Y cuando me pongo, me pongo. Yo me lancé a por esto y me comprometí de lleno con mi sueño. Cuando cambié de vida mi sueño se convirtió en lo más importante de mi vida. Y luego hay otro secreto y es que yo me he trabajado mucho el tema de las creencias y los miedos. Todos los días me dedico un tiempo a mí. Todos los días hago mi yoga por la mañana, para poner en marcha mi cuerpo y también para escucharme. Cuando detecto que tengo alguna creencia limitante, algún pensamiento que me limita, o alguna emoción, envidia, resentimiento o miedo, yo lo trabajo. Me he dedicado mucho a trabajar el subconsciente y a ponerlo de acuerdo con lo que yo quería. Cuando alineas las dos mentes, la consciente y la subconsciente, el cambio es mucho más fácil. Creo que el secreto de que todo haya fluido tan deprisa, es que me he dedicado mucho tiempo a mí. Todo lo que cuento en Cree en ti, lo aplico a mí misma.

portada_cree-en-ti_rut-nieves_201707111642

¿Crees que dos horas al día para trabajar cambio de creencias es una exageración?

No, no es una exageración. Cada uno puede dedicar el tiempo que quiera, pero cuando empiezas, dos horas, está bien.

Y no todo el mundo está dispuesto a trabajar dos horas al día en sí mismo. ¿Tú estuviste dispuesta?

Sí, yo estaba dos horas y más. Porque yo recuerdo que las primeras sesiones las hice con Laín (García Calvo, autor de ‘La voz de tu alma’ y uno de sus mentores, al que siempre le dedica buenas palabras) y él me puso ejercicios y era una dedicación exclusiva a mis sueños: hacía listas de lo que quería, escribía afirmaciones, me grababa vídeos, audios, los escuchaba durmiendo, repetía afirmaciones cien veces cada día… he probado un montón de técnicas. Cuando voy a nadar o hago deporte repito y repito. Y luego he encontrado otras técnicas que son más rápidas como el thetahealing A través de un estado de meditación y visualización es más rápido.

Hablando de afirmaciones, acaba de morir Louise Hay.

Qué grande. Hemos aprendido un montón con esta mujer… se me ponen los pelos de punta. A mí me gusta mucho su libro Pensamientos del corazón. Me lo leía y yo decía, yo quiero pensar así. Había tanto amor en sus  palabras…

Rut Nieves y Curro Cañete.

Rut Nieves y Curro Cañete.

Si tienes un día malo y quieres recuperar tu estado de ánimo, tu energía, tu poder, tu capacidad, ¿hay algo concreto que te sirva que puedas compartir?

Yo lo que recomiendo es: párate, túmbate, o siéntate, como quieras. Hay dos posturas que a mí me ayudan mucho a liberar emociones: la del loto o del medio loto y respirar, y simplemente sentir. Y hay otra: tumbado en el suelo boca arriba juntando los hombros un poco de forma que el pecho se eleve o con una almohada debajo del pecho para que se abra, y respirar. Cuando respiramos y abrimos los pulmones ayudamos a que esa emoción salga. El cuerpo nos dice: tengo una emoción que me está haciendo daño. Párate, vete a correr, respira, llora, coge la bici, o ve a la naturaleza… hay muchas cosas. A mí lo que más me ayuda es estas posturas de yoga. Las personas juzgan mucho las lágrimas o el llorar, pero llorar no es malo, sobre todo cuando es para liberar una emoción. Cuando tienes un día malo, párate, respira un poco, sal a hacer algo que te relaje. Una vez que ya te has relajado pon una canción que te anime. Es bueno cambiar de actividad.

¿Estuviste en un seminario con Tony Robbins? Es el coach más famoso del mundo… 

He estado en dos. Fui a hacer primero el de Florida, que es el más largo. Fue una pasada. Y luego me fui a hacer otro más corto.

¿Compensó el precio tan elevado que se paga por ese curso?

El primero, que es el más largo, pagué 5.500 dólares con traducción incluida y sí, me compensó muchísimo. Fui en las navidades de hace dos años y recuerdo que cuando hice la transferencia estaba bastante asustada, ja, ja. El miedo que me podía dar gastarme todo mi dinero. El primer año que quise ir, si iba, me quedaba a cero. Pensé en esperarme un poco. El segundo año me costó hacer ese pago, fui a EE UU sola y el primer día ya sentí que había merecido la pena estar allí.

¿Qué fue lo que más te sirvió?

Él te ayuda a darte cuenta de las decisiones que tomaste en un momento dado de tu vida que han condicionado tu vida. En la medida que tú eres consciente de las decisiones que has tomado en el pasado, las puedes cambiar, pero mientras no eres consciente, puedes sufrir las mismas experiencias una y otra vez, culpando el mundo, y así sigues sufriendo.

Volviendo al tema del propósito, ¿qué pasa con la gente que lleva mucho tiempo buscando su propósito y sigue sin encontrarlo?

Pero, ¿saben lo que aman o no saben lo que aman? Yo creo que normalmente es mucho más sencillo, lo que pasa es que cuando una persona tiene muchas obligaciones o muchos miedos, no se permite verlo.

¿Tienes confianza en que todo el mundo puede vivir de lo que ama?

Totalmente. Todo el mundo tiene una pasión por encima de todo lo demás, que está conectando con su propósito. Yo entiendo que tener un trabajo fijo a veces no te deja tiempo para lo que quieres. Cuando tú tienes claro lo que quieres pero no tienes tiempo, pueden pasar dos cosas: o que te sientas muy presionado con el trabajo hasta que dices, no puedo más, lo dejo; o que te manden una ayuda desde arriba y te echan; o hay personas que cuando hacen un ERE aprovechan. Tengo una amiga que está sufriendo porque no sabe cómo hacer esa transición, tiene miedo. Está perfectamente capacitada, se ha formado pero le falta el dar el cambio, el superar ese miedo. Y tengo otra que tenía claro lo que quería, había empezado a hacer la transición y de pronto la echaron de su trabajo. Estaba desorientada. Un despido nunca es fácil, siempre es doloroso. Hay veces que te despiden con gratitud y otras veces con críticas. Una vez que te despiden, la persona tiene tiempo para organizarse, tienes un paro y es un pequeño colchón para hacer la transición. Pero volviendo a tu pregunta yo creo que las personas sí lo saben cuál es su propósito pero no se lo creen. En el fondo sí lo saben. Pero no se creen que es posible.

¿Qué pasa entonces con profesiones que son más ingratas?, ¿se puede tener propósito para ser barrendero?

Claro, ¿por qué no puede haber personas que les encante barrer?

¿La vida siempre te recompensa cuando apuestas por tus sueños?

Siempre. La vida siempre te recompensa cuando apuestas por tus sueños.

 

Rut Nieves y Curro Cañete.

Rut Nieves y Curro Cañete.