Sergi Torres: “El amor incondicional solo se encuentra en el presente”

Lo de Sergi Torres es una cosa de locos. No hay nadie en España, en el mundo espiritual, con tantísimos seguidores como para estar llenando un teatro grande, imponente, en Madrid, como es el de Bellas Artes. La gente se siente atraída hacia sus palabras casi como por imán, como si el eco de sus palabras resonara con lo más profundo de ella. Hace poco, unas tres semanas, lo vi con mis propios ojos: cuando llegué, casi a la hora en la que iba a comenzar el acto, había unas cuarenta personas fuera. Pero el acto ya empezaba. ¿Qué hacían esas personas ahí fuera, haciendo cola, si en el teatro no se puede entrar una vez que empieza la función? Muy sencillo: se habían quedado sin entradas. Todo vendido. El patio de butacas sin una butaca libre, como cuando estrena Concha Velasco o Lola Herrera. Tal vez sea, pensé, que hay mucha más gente de la que pensamos que quiere vivir de otra manera.

Lleno total en el Teatro Bellas Artes el pasado 27 de febrero de 2017. © Curro Cañete

Lleno total en el Teatro Bellas Artes el pasado 27 de febrero de 2017. © Curro Cañete

“Hay infinitas formas de expresar la conciencia y nosotros estamos siendo seres humanos de 2017”, dijo Sergi cuando salió al escenario. “Estamos en una experiencia de vida o lo que algunos llaman yo. Es una experiencia, es una vivencia, no es un hecho. Me he equivocado con muchas de mis percepciones pero con la mía de mí mismo…”

Nada es seguro. Todo puede ser incierto. Y nuestras percepciones, dice Sergi, pueden estar equivocadas. Entonces, ¿por qué hacerles caso? “¿Me permiten jugar con todo? Sé consciente de que estás en todas partes y no perteneces a ningún lugar concreto… al estar presente en tu experiencia te reconoces desde un lugar distinto: usas lo que eres para serlo”.

Usas lo que eres para serlo, me repito para mis adentros. Suena bien. Pero, ¿quién soy? “No vamos a llegar a nada en concreto”, recuerda Sergi, “todo es todo pero cuando lo extirpo ya no lo comprendo. ¿Alguna vez has tenido la sensación de que tú eres tú? Es solo una sensación, y ahí empieza el caos. Cuando tú crees ser tú todo te demuestra tu personalidad. Empiezas a sufrir de tus propias opiniones… no soy consciente de que estoy pensando de un Universo, y no desde mi cráneo… pensar que lo que piensas es tuyo es una anomalía psicológica”.

Inquietud en el patio de butacas. ¿Qué quiere decir? Sergi pregunta: “¿Tú eres tú o el efecto de tus decisiones? Si tú eres tú eres el dedicididor y por tanto no eres un ser semiconsciente… Tú no eres el pensamiento que eres, eres el pensador. No eres el producto de un contexto. Nacemos brillando, sin ser contexto”.

Entonces, ¿por qué el contexto nos influye tanto? “Estoy usando los recuerdos para justificar cómo me siento porque no sé sentir como me siento… he estado evitando ser yo mismo, porque no sé, pero la única forma de serlo es siéndolo. ¿Cómo se aprende a sentir? Sintiendo”.

Sergi explica que lo importante es sentir: no rechazar nuestras emociones. Vivirlas. “Los seres humanos no ven la belleza de sentir. Hemos perdido de vista la belleza de sentir. ¿Qué sientes? Da igual. Estoy sintiendo… Nos da miedo el presente porque en el presente es obvio que no sabemos quiénes somos”.

También apuesta por la ignorancia. Podemos no saber, y ser felices no sabiendo. “¿Cuántos de nosotros estamos dispuestos a ser cien por cien ignorantes?”, pregunta al público. “No sabemos amar, no sabemos ser abundantes, no sabemos ser nosotros mismos”.

Y solo podemos ser nosotros mismos en el presente. “Tu presente no ve tu problema porque no ve el pasado. No ver el pasado es amar. Si ves el pasado no puedes amar, solo puedes creer que amas… El amor incondicional solo encuentra lugar en el presente porque en el presente no encuentra condicionamiento de ningún tipo… El amor no prevé, ama.”

Es necesario desapegarse de nuestra propia perspectiva, que siempre es limitada porque, como explicó Sergi, “La única forma que tengo de sentirme ofendido es si me aferro a mi concepto de las cosas… son películas que nos contamos para entretenernos y no venir a lo que hemos venido a hacer: ser”.

No es necesario dejar las cosas para más tarde, ni dramatizar. “Nuestra vida no es un drama, es una experiencia de autodescubrimiento. Ahora es el instante adecuado para descubrir quién eres tú”.

Sergi interactúa con una mujer en el escenario, y hablar de amor. Miró a Sara, esa maravillosa mujer, que se había quedado sin butaca. © Curro Cañete.

Sergi interactúa con una mujer en el escenario, y hablar de amor. Miró a Sara, esa maravillosa mujer, que se había quedado sin butaca. © Curro Cañete.

En la conferencia interactuó con el público, como suele, y cada cual llegó a sus propias conclusiones. Pero lo mejor llegó más tarde, cuando tuvo lugar el momento más romántico. Sergi habló de amor, de amor de pareja. Y miró a Sara, esa maravillosa mujer que estaba sentada en el suelo porque no quedaban más butacas. De Sara podría escribir muchas cosas, por ejemplo podría dar detalles de cómo me demostró ese día lo grande que es haciendo algo que no tenía por qué haber hecho. Pero mejor le dejamos hablar a él. “Cuando la miro a ella, toma forma de relación de pareja, pero sin necesidad de que sea mi pareja”. Esto no quiere decir que todos nos enamoremos de todos. Explicó Sergi, mirándola: “Ahí no hay confusión. El amor abstracto se manifiesta de forma particular. El amor abstracto no excluye el particular… Podemos perpetuarlo cuando esa forma se ha acabado, y entonces nos perdemos una relación de amistad extraordinaria. El amor que de deja la forma de pareja sigue de forma incondicional y se expresa de otra manera”.

El de ellos, sin embargo, no se expresa de otra manera. Una pareja maravillosa, de las que se respetan, de las que se comprenden, de las que comparten y se permiten sumar mutuamente. Qué maravilla.

 

 

*** Y ADEMÁS

Sergi acaba de publicar un libro del que escribiré pronto. ¡Ya en librerías!

Nuevo libro de Sergi Torres.

Nuevo libro de Sergi Torres.