Suzanne Powell: “La mente del ser humano está atrapada por la tecnología”

Dice Suzanne Powell que es hora de despertar, que ya no hay tiempo de vivir dormidos, que la hora del amor incondicional ha llegado pero que tenemos que poner de nuestra parte. Todos. La escritora y maestra de los cursos zen, que imparte llenando salas por todo el mundo sin cobrar un solo euro, asegura que algo tiene que cambiar y bien pronto.

Suzanne Powell en la Casa del Libro de la Gran Vía de Madrid durante la presentación de su último libro, Despertad, humanos. Foto © Curro

Suzanne Powell en la Casa del Libro de la Gran Vía de Madrid durante la presentación de su último libro, Despertad, humanos. Foto © Curro

9788417030520“No hay tiempo, no queda tiempo”, le dijo su hija un día de repente, cuando ella no lo esperaba. “¿Perdón?”, respondió Suzanne. “No hay tiempo. Busca la manera de hacer que la humanidad se ame. Que los humanos se amen los unos a los otros”.

Suzanne no sabe muy bien qué le pasó ese día a Joana para decir eso, pero, en cualquier caso, se puso manos a la obra, y escribió este libro, “Despertad humanos”, que presentó en una abarrotada Casa del Libro de la Gran Vía de Madrid.

Allí, en la Casa del Libro de la Gran Vía, Suzanne dijo: “Miremos ahí fuera. Observa las caras. ¿Dónde tienen la cara puesta?, ¿dónde está la mente del ser humano? Atrapada por la tecnología. El ser humano ha perdido la conexión con su ser. Si seguimos así… enfermedades mentales, distracción, entretenimiento, el ser humano hipnotizado. ¿Qué hay detrás de tanta tecnología?… porque así se desconecta”.

Suzanne Powell, en la Casa del Libro de la Gran Vía de Madrid. Foto © Curro Cañete.

Suzanne Powell, en la Casa del Libro de la Gran Vía de Madrid. Foto © Curro Cañete.

Puede parecer una exageración de esta irlandesa, pero según como yo lo veo, no lo es en absoluto. Vivimos más pendientes del móvil que de las personas que queremos, y quien más, quien menos, padece ahora mismo de una adicción que será necesario sanar en algún momento.

La respuesta y la solución reside a tantos problemas actuales reside, según Suzanne, en el amor. “Tenemos que cambiar algo. ¿Qué vamos a cambiar? Si ya hemos intentado todo por las malas: guerras, manifestaciones… ¿qué nos queda probar? El amor. Hay que despertarse al amor”.

Esa es la gran apuesta que propone en su libro y en sus conferencias. “Amarse a uno mismo. Buscar tu paz, tu equilibrio, vivir en armonía, tratando de cambiarte a ti. Si tú cambias lo que ves ahí fuera también cambia. Lo que pensamos que va mal es el monstruo que has creado en tu cabeza. Es la manifestación de tus miedos. Si estás en tu zona de confort estás distraído… Estamos aprendiendo a relativizar porque no podemos dormirnos más. Estamos aprendiendo a cogernos de la mano. Porque lo que hoy me pasa a mí te puede pasar a ti mañana. El rebaño unido obligará al león a morirse de hambre”.