days
hours
min
segs
Guided Mentorship Program

Blog

Todos soñamos con dejar un legado, pero nuestra oportunidad es ahora 

Hacia la felicidad

Todos soñamos con dejar un legado, pero nuestra oportunidad es ahora 

Junto a Beatriz Fernández Calzón, en la presentación de mi libro en Oviedo en junio de 2024.

Yo hacía meses que no lloraba, pero el otro día estuve llorando a mares. Mi querida Beatriz ha hecho la transición al “otro mundo”.  Estoy muy conmovido, no porque no sepa que ella está ahora aquí, conmigo, con todos, y al mismo tiempo fundida con el Infinito del que venimos y al que vamos, sino porque Beatriz fue la mejor cliente que he tenido, o mejor, dicho, cómplice, la más fiel, la más bella, la más amorosa. 

Beatriz Fernández Calzón me fue fiel desde que me conoció. Yo era su escritor preferido, siempre se compraba mis libros antes de que salieran, y los regalaba a montones, y venía a las presentaciones, como en esta foto, hace solo unos pocos meses, cuando ella estaba enferma y fui a OVIEDO a presentar el libro solo para verla a ella. Se trajo a 20 personas a la presentación, a 20. ¿Quién hace algo así? Solo ella, que era muy grande y tenía un corazón de otro planeta. 

Beatriz también venía a mis talleres, porque además yo era su Coach, y su confidente, y su mentor desde hace años, y para ella yo era el mejor del mundo, confiaba totalmente en mí y me quería, yo también la quería, por supuesto. 

Era imposible no querer a Beatriz porque su bondad, su sonrisa, el tono siempre amable de su voz, y su constancia y perseverancia, y el amor que sentía por su clínica dental y sus pacientes (clínica grado), traspasaba siempre los límites de lo posible. 

Llevaba luchando contra un cáncer muchísimo tiempo. 

Yo la conocí  mucho antes del cáncer, y he podido tener el inmenso regalo de Dios de vivir de cerca todo su proceso, “me duele el estómago, tengo que ir al médico”, “era malo, curro, voy a empezar con la quimioterapia”, “más quimioterapia, curro”, y así.. 18 meses. 

Beatriz  amaba a su hija Sara por encima de todo, su hija querida, su hija adorada, su hija maravillosa, la relación que todos querríamos tener con un hijo la tenía ella con Sara. También amaba incondicionalmente a su marido, tenían una relación tan impresionante que me hizo creer en el AMOR VERDADERO. El amor VERDADERO de pareja, de media naranja, existe, es REAL, y la prueba irrefutable está en Beatriz y su marido. 

Cuando alguien que queremos muere, sentimos un vacío, pues le echamos de menos mucho, pero después de un tiempo, empezamos a sentirles dentro de nosotros, como si se unieran a nosotros en energía, y eso es maravilloso. 

Beatriz ha hecho la transición al otro mundo, que también está aquí, y nunca jamás dejaremos de dar gracias por lo que nos enseñó, porque ella me consideraba un maestro pero en realidad me ha enseñado a mí mucho más que yo a ella. 

Todos soñamos con dejar un legado, y nuestra oportunidad es AHORA. Beatriz dejó el legado más bello y así es un ejemplo para nosotros. 

Juro que por Beatriz y por todos los que creéis en mí y en mi trabajo, daré siempre lo mejor. Jamás me perdonaría otra cosa. ¡GRACIAS BEATRIZ DESDE DONDE QUIERA QUE ESTÉS, SIGUE MANDÁNDOME LA PRECIOSA ENERGÍA QUE SIEMPRE ME MANDABAS POR FAVOR!

Curro.

Deja tu pensamiento aquí

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *